. cerrar ×
+

NY1

El mes pasado, mientras despedíamos el verano 2013, parte del equipo de CLR hemos tenido la suerte de disfrutar de unos días en la ciudad de Nueva York. Aprovechando que nos encontrábamos en la Gran Manzana, revisamos los directos que tendrían lugar durante nuestra estancia y nos encontramos con el apetecible live de Goldroom siendo los teloneros, ni más ni menos que, Tesla Boy. En alguna ocasión se ha comentado por la redacción de CLR los grupos que hemos echado en falta tras haber asistido al Primavera y al Optimus este verano, y el nombre de Tesla Boy siempre aparecía en las quinielas, por lo que no íbamos a dejar pasar la ocasión. A continuación os contamos que tal fue nuestra experiencia.

El show tenía lugar el 18 de septiembre en Le Poisson Rouge, un pequeño club situado en la zona del Noho, dentro del bajo Manhattan (uno de nuestras zonas favoritas de la ciudad) y la entrada para el mismo tenía un precio de 15$, cosa que nos dejó boquiabiertos, ya que estamos acostumbrados a pagar precios mucho más elevados por los directos en nuestro país. Las puertas se abrieron a las 22:00 y los primeros en subir a la palestra fueron Tesla Boy que tenían el papel de teloneros, algo que no nos hacía ninguna gracia ya que, debido a eso, su show duró 45 cortos minutos. Tesla Boy son Anton Sedidov (teclados y voz), Leo Zatagin (bajo), Stan Astakhov (guitar) y Mike Studnitsyn (batería), componentes distintos a los del conjunto original formado en 2008, de los cuales sólo se mantiene el carismático Anton, cabeza visible y alma de la banda, ya que él lleva el peso de las producciones, dándoles ese toque característico de Tesla Boy basado en sonidos synth-pop/new wave ochentenos. Lo primero que llamaba la atención del live era la cuidada puesta en escena: pensados estilismos y mucha sincronía entre todos los miembros del grupo, lo que dejaba ver que había muchas horas de ensayo detrás de su directo. En todo momento Sedidov mostraba una enorme actitud sobre el escenario, llegando en algunos momentos a alcanzar la chulería con sus gestos. Como era de esperar, comenzaron a sonar sus últimos singles y otros temas de su reciente LP, The Universe Made of Darkness, y es que 45 minutos no daban para mucho. Entre los tacks que fueron soltando pudimos escuchar Another Light, Split, 1991 o Fantasy, este último con una genial intro de piano. Habíamos visto en Youtube algún que otro viejo directo de Tesla Boy en él que no destacaban especialmente…pero éste no tenía nada que ver con esos primeros lives, con cada canción nos iban convenciendo más y más, hasta llegar al increíble colofón final, una extended versión de Electric Lady (su primer single) donde se pudo ver en todo su esplendor el afán de protagonismo de líder del grupo: Anton se marcó un genial sólo de teclado e incluso se atrevió con un sólo de percusión, mano a mano con el batería de la banda. Espectacular.

NY2

Con el ritmo ya en el cuerpo daba comienzo el show de Josh Legg acompañado por Mereki Beach (voz y teclados) y Nick Sandler (batería), juntos forman el live de Goldroom, que nos puso a bailar durante una hora a ritmos de nu-disco veraniego. El show comenzaba con Angeles, uno de nuestros temas favoritos, pero las habilidades vocales en directo de Josh Legg no destacaban precisamente… lo que escuchábamos no tenía nada q ver con la versión de estudio del track, por lo que nos llevamos una pequeña decepción (aunque la buena noticia era que Josh a no volvería a poner las vocales en el resto del live). En el caso de Goldroom sucedía lo contrario que con Tesla Boy, no teníamos ni idea de cómo era el show de los californianos (¡ni queríamos saberlo!) pero las expectativas eran altas, por lo que nos quedamos un tanto asustados con este inicio. Los siguientes temas que sonaron eran un popurrí de las canciones propias de Goldroom con sus remixes más famosos, siendo Mereki quien ponía las vocales en tracks como Alpine – Hands o Niki & The Dove – Mother Protect. A destacar también el momento en el que llegó el tema Only You Can Show Me, con el correspondiente enchote del personal. En muchas ocasiones las canciones iban fluyendo mezcladas unas con otras, sin tiempo para dejar de mover el cuerpo al ritmo del pop electrónico que marcaban. Josh tocaba el bajo o el teclado, según el tema, mientras que Mereki además de cantar, tocaba también el teclado en algunos tracks o se soltaba a dar saltos por todo el escenario intentando animar el cotarro… y lo consiguió.

En fin, tras acabar el show nos quedamos con buen sabor de boca. Pese a que los directos durasen menos de 2 horas en total, por unos 12€ al cambio no se puede pedir más. Tesla Boy nos sorprendió gratamente con un show perfectamente preparado y Goldroom, aunque nos defraudase un poco en el tema vocal, lo cierto es que la parte instrumental sonaba muy potente y nos hizo bailar sin parar durante todo su live. Si tenéis la oportunidad de pasar unos días en la Gran Manzana no olvidéis echar un vistazo a la programación de este club (Le Poisson Rouge) ya que suele ser bastante apetecible. Para muestra, unos días más tarde se pasaron por ahí Gigamesh y Penguin Prison, una pena que ya no estuviéramos en la ciudad…



Sin respuesta

Escribe un comentario


Todavía no se han publicado comentarios.

Escribe un comentario

'