. cerrar ×
+

El pasado mes de julio el equipo al completo de Choca la Roca tuvo el placer de asistir a la octava edición del Optimus Alive!, así que ahora vamos a desgranaros qué tal fue la experiencia. Empezamos comentando por alto (ya que son muchas) las cosas buenas:

La calidad de los grupos y sus directos. La organización, salvo alguna cola a la hora de ir a por más cerveza, no sufrimos ni siquiera para ir al baño. Por ejemplo, al entrar con nuestro pase de 3 días disponíamos de toda la tarde para cambiarlo por la pulsera, por lo que gracias a ello pudimos disfrutar de los conciertos al instante. El ambiente general, tres días completos de buen rollo en los que todo el mundo iba a lo mismo, gozar de la buena música. Los precios, beber medio litro de cerveza por 3,5€ y cenar por solamente 5€, nos pareció un chollo festivalero.

Ahora vamos con la parte mala, o la menos buena:

Los horarios, puede que sea nuestra cultura española, pero a las 3 o 4 de la mañana quedábamos con ganas de más. Las bebidas, al igual que el punto anterior puede que se deba a nuestra cultura, pero a ciertas horas de la noche y en determinados conciertos, apetece algo más que Heineken o Martini. El sonido del Clubbing (el escenario más pequeño) dejaba algo que desear.

DÍA 1

Llegamos a Lisboa el mismo día del festival y casi con el tiempo justo, por lo que nos perdimos el concierto de Two Inch Punch, al que en verdad teníamos bastantes ganas. Por suerte llegamos en pleno concierto de AlunaGeorge así que pudimos disfrutar de la magnífica voz de Aluna Francis, quien se encargó de confirmar lo que sospechábamos, iba a conquistar a todos y cada uno de los presentes. Con las buenas sensaciones que nos dejó este dúo era el turno de Jessie Ware, a la que esperábamos con ganas tras su buen hacer en el Primavera Sound. Una vez más el estilo de la londinese fue impecable y su simpatía enorme. Al acabar el concierto nosotros no los sabíamos pero aún nos tenía guardada una sorpresa…

Optimus2

Y llegamos a la mejor parte del día, y quizás del festi. El dúo británico Disclosure se encargó de hacernos malbailar durante su live completo de DeepHouse y GarageHouse. Sonaron White Noise, Help me Lose my Mind (acompañada unos geniales efectos visuales), F for you, You&Me… y entonces llegaba la sorpresa de la noche, Jessie Ware aparecía de nuevo en el escenario y juntos se tiraban sus temas Running y Confess to me. A estas alturas y estando disfrutando como enanos sabíamos que nos esperaba un gran final, lo presentíamos, no podía ser otro, sonaron los primeros acordes, habíamos acertado, era el momento de cerrar el directo con el gran Latch.

Reventados pero con ganas de más, volvimos a nuestras habitaciones sabiendo que más nos valía descansar si queríamos aguantar el tipo durante los dos días restantes.

DÍA 2

El segundo día para CLR comenzaba con How To Dress Well. Después de haber estado presentes en el acertado show que dio en el pasado Primavera Sound teníamos ganas de repetir. Los directos de How To Dress Well no tienen un gran despliegue, pero sí que te enganchan desde el principio hasta el final. En este caso no fue así, y no por culpa del bueno de Tom Krell, quien se llegó a quejar en varias ocasiones del sonido llegando a decir “es muy difícil intentar hacer algo de mi estilo mientras nos llega el sonido de los otros escenarios”. Aún así, él estuvo tan bien como acostumbra. Rhye eran los siguiente, quienes tuvieron la suerte de estar en el escenario intermedio y aprovecharse de su buen sonido. El dúo californiano nos ofreció uno de los mejores directos del festival, haciendo sus canciones aún más intimistas gracias a los numerosos instrumentos de los que estaban rodeados.

Optimus3

Llegaba la noche y con ella el show que quizás más esperábamos ver, Flume, y es que en CLR somos muy del australiano. El joven productor se encargó de darnos la razón con sus temazos Holdin On, Sleepless, On Top,… gracias a los cuales saltamos sin parar regalándonos uno de los mejores conciertos del fin de semana. Y llegaba el turno del plato fuerte del festival, los legendarios Depeche Mode entraban en escena ante un Optimus totalmente abarrotado, era imposible acercarse a los británicos sin que te engullera una masa ingente de personas. Los veteranos se entregaron a fondo tanto en sus nuevos temas como con los más míticos, dejando a sus seguidores totalmente satisfechos.

DÍA 3

Y llegó el tercer y último día. Nuestra llegada al recinto coincidía con el inicio del directo de Tame Impala, así que nos fuimos directos a ver a los de Perth. Aquí tenemos diversidad de opiniones entre el equipo de CLR a la hora de calificar el directo, pero en una cosa sí que estamos de acuerdo, ha sido “correcto”, aunque quizás deberían haberse dejado el Feels Like We Only Go Backwards para el final y no soltarlo a mitad del concierto. El siguiente turno era para una de las bandas a las que más ganas le teníamos, Phoenix (a la misma hora estaba Twin Shadow, pero había que decidirse y ganaron los franceses). Durante más de una hora fueron lanzando todos sus pepinos desde United hasta el reciente Bankrupt!, por lo que no faltaron If I Ever Feel Better, 1901 o Lisztomania. Mención especial a las locuras finales de Thomas Mars cuando de repente se encontraba en medio del publico alzado por los brazos de los allí presentes.

Optimus4

Tras los franceses era el turno de Alt-J y con ella una de las mayores decepciones, no por ellos que hicieron un concierto perfecto, sino porque los situaron en el escenario mediano y lógicamente se les quedó pequeño. No pudimos disfrutar como queríamos de esta genial banda de indie rock, ya que entre que salíamos del concierto de Phoenix y llegábamos al de los británicos la gente se fue apelotonando y sólo pudimos verlos a través de las pantallas. Una verdadera pena, porque fue un concierto increíble.

Ya era más de media noche y, llegado ese momento, ya no teníamos ganas de más guitarras y bajos, lo que necesitábamos era subir los BPMs para activarnos, así que nos fuimos directamente al DJ set de Brodinski VS Gesaffelstein. Este dúo de DJs y productores, conocidos por reventar pistas de baile por toda Europa, nos pusieron a bailar con ritmos house que se movían entre el disco y el techno. En este momento la tristeza empezaba a apoderase de nosotros. El Optimus! estaba llegando a su fin, pero queríamos que eso nos pillase bailando. El festival lo cerraba el live de The Bloody Beetroots. Sir Bob Rifo Cornelio y su séquito no nos hacen especial tilín, pero no le íbamos a decir que no a un show que te mantenía en un constante viaje en una montaña rusa, mezclando momentos armónicos con momentos de total descontrol al ritmo del dubstep más agresivo. Te puede gustar o no, pero nadie puede negar que el show que montan estos tipos en directo es tremendo.

Y así poníamos punto y final a 3 días irrepetibles (hasta la próxima edición), con agujetas de saltar, bailar, reír e hincar el codo. Si el año que viene hacen un cartel tan variado y bueno como el de este año, que vayan contando con la presencia de Choca la Roca.

NOTA: Nos era imposible hablar de todos los conciertos, así que hemos destacado los que más van con nuestra línea.
NOTA 2: En el escenario más pequeño es donde mejor te lo puedes pasar, nunca deis de lado al Red Bull Music Academy.


Sin respuesta

Escribe un comentario


Todavía no se han publicado comentarios.

Escribe un comentario

'